Page 1 Created with Sketch. Iniciar sesión

Agenda 2030: los ODS y el futuro de Europa

19 junio 2017

“Los gobiernos locales y regionales europeos participan en múltiples iniciativas para localizar los ODS y trasladarlos a marcos adecuados a sus realidades y comunidades locales. ¿Está la Unión Europea dispuesta a aprovechar este gran potencial?” pregunta Maruxa Cardama, asesora externa de la secretaría de agendas globales de la Conferencia de Regiones Periféricas Marítimas de Europa, en una reflexiva entrada de blog.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible fue aprobada por las Naciones Unidas en septiembre de 2015, siguiendo unos niveles sin precedentes de participación de gobiernos locales y regionales, sociedad civil, el sector privado y círculos académicos; y con la UE jugando un papel fundamental en dar forma al acuerdo intergubernamental […] En noviembre de 2015, el CPMR dejó claro que la universalidad de la Agenda 2030 puede y debe ser compatible con un planteamiento diferenciado y territorial de su implementación.

Con el ODS 11, la Agenda 2030 muestra una determinación global sin precedentes para “conseguir que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”. Pero la dimensión urbana y territorial, tan inherente al modelo de desarrollo territorial fomentado por la UE, es fundamental para abordar los otros 16 ODS de manera interconectada. Llevar los ODS a la práctica requiere de estrategias de planeamiento e implementación que tengan la integración y las interconexiones como pilares.

Está comúnmente aceptado que los ODS deben ser localizados, es decir, que deben traducirse en acciones concretas para el desarrollo territorial y tener un impacto positivo en las comunidades locales. Si no hay un empoderamiento de los gobiernos locales y regionales, ni iniciativa por parte de los ciudadanos, esta agenda global no conseguirá traer consigo ningún cambio positivo real para las personas y el planeta. El informe de la Unión Europea llamado “Territorial Approach to Local Development” (TALD), sobre un enfoque territorial al desarrollo local, presentado el año pasado es, por ello, un emblema de la política de desarrollo de la UE.

También está cada vez más aceptada la idea de que la localización de los ODS significa dar a los gobiernos locales y regionales un papel preponderante en el proceso, así como recursos proporcionales a la tarea. Un estudio realizado por Misselwitz et al. muestra que la implementación de hasta el 65% de los ODS está en riesgo si no se implica a los agentes locales de las ciudades: el 21% de las 169 metas solo puede implementarse con agentes locales y otro 24% debería implementarse con ellos. Otro 20% de las 169 metas debería tener una orientación mucho más clara hacia la implementación con agentes locales, aunque el (actual) texto de los ODS no lo incluya así […]

Lea la entrada de blog completa aquí.